Descubre todo sobre Apraxia y Dispraxia: Causas, Síntomas y Tratamientos

Qué es apraxia y dispraxia

La apraxia y dispraxia son dos trastornos que afectan al movimiento y la coordinación en el ser humano. Ambos términos se refieren a una dificultad para planificar y ejecutar movimientos voluntarios, aunque existen diferencias significativas entre ellos.

Apraxia

La apraxia es un trastorno específico del movimiento que se caracteriza por la incapacidad de llevar a cabo movimientos complejos o coordinados de manera voluntaria. A menudo se produce después de daños en ciertas áreas del cerebro, como el lóbulo parietal o el lóbulo frontal.

Síntomas de la apraxia

  • Incapacidad para realizar tareas complejas con las manos, como atarse los zapatos o abotonarse una camisa.
  • Dificultad para realizar los movimientos correctos en el orden correcto.
  • Problemas para realizar movimientos que se han aprendido previamente.

Dispraxia

La dispraxia es un trastorno del desarrollo que se refiere a la dificultad para planificar y ejecutar movimientos voluntarios de manera efectiva. A diferencia de la apraxia, la dispraxia no se produce como resultado de una lesión cerebral o daño.

Síntomas de la dispraxia

  • Dificultad para planear y coordinar movimientos.
  • Incapacidad para realizar tareas simples de la vida diaria, como vestirse o peinarse.
  • problemas para realizar actividades físicas y deportivas.

Diferencias entre apraxia y dispraxia

Aunque la apraxia y la dispraxia tienen síntomas similares, hay diferencias significativas entre ellas. La apraxia es causada por una lesión cerebral específica, mientras que la dispraxia es un trastorno del desarrollo sin una causa conocida. Además, la apraxia afecta principalmente a los movimientos complejos, mientras que la dispraxia puede interferir con movimientos simples y complejos por igual.

Conclusión

En resumen, la apraxia y la dispraxia son trastornos que afectan el movimiento y la coordinación en el ser humano. Si bien pueden parecer similares, es importante reconocer las diferencias entre ellos para un diagnóstico y tratamiento precisos. Si crees que tú o alguien que conoces puede estar experimentando dificultades con el movimiento, consulta a un médico para obtener más información.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

× ¿Cómo puedo ayudarte?