Desmintiendo Algunos Mitos

tartamudeo
mitos tartamudos

Cuando entras en internet y pones “Tartamudez” las búsquedas apare­cen por montones: terapias, métodos, remedios, ejercicios, una infinidad de cosas que la verdad pocas sirven y las que sirven no las entiendes, por­que no están fundamentadas en lógica.

Hay mucho conteni­do allá afuera, saber discernir es clave si quieres encontrar el verdadero camino, por eso cuando trates de leer esto entiende que nosotros ya pasamos por todas las dudas que tienes, si hay algo que acá no decimos es porque se nos pasó o no es importante ponerlo.

El Mito de Cómo surge la Tartamudez

Entender porque se crean las cosas es importante, para darte una pers­pectiva, saber cómo surge algo puede ser reconfortante dependiendo de las situaciones, por ejemplo, si alguien tiene un dolor es bueno saber porque sucedió, o cómo surgió para entender como no volver a caer en lo mismo.

En otros casos saber cómo surgen las cosas es complicado porque no sabrías como, son muchos factores, imagina que pinchas la llanta del coche y te quedas allí horas y horas pensando sobre cómo pinchaste la llanta, ¿realmente sirve de algo?  (lo que quieres es arreglar la llanta) que importa el por qué se pinchó, importa arreglarla.

En la Tartamudez encontrar el origen no sirve de nada (literal) otros dirán que si u otras cosas…está bien, pero pregúntate para que te sirve saber cómo surgió la tartamudez, las personas con Tartamudez se quedan pensando en cómo surgió la tartamudez en sus vidas, que fue el deto­nante, que lo causó, ¿porque a mí?…

Pero lo que es realmente importante es la solución, a ti que te importa cómo surgió si ya no puedes cambiar eso, si las cosas se resolvieran así, ya no habría pro­blemas ¿no crees?

Saber de dónde surgió te podría llevar a caer en eso, en quedarte ahí, naces, creces, te dicen que no puedes y ni lo intentas, quedándote estancado.

Tampoco digo que sea mal que no investigues, hazlo, tienes vía libre. Lo que sí es muy común es que las personas luego de investigar se regocijan en la excusa de: “Por qué tengo tartamudez” y no salen de allí. Las excusas tienen ese dulzor que nos tranquiliza, claro, es una sensación falsa que nos dice que por eso “yo hablo así” o “por eso tartamudeo” y te quedas sin solucionar las cosas.

Las Asociaciones de Tartamudos

Hay que decir que últimamente las asociaciones o instituciones dedicados a la tartamudez sean grupos, empresas, entre otras, están más dedicadas en ayudar a las personas más que en ser un medio para regocijarse.

Esto es porque muchas de las asociaciones se crean como si fuera una cuestión de po­lítica en la cual el tartamudo o tartamuda ha de ser aceptado o aceptada en la sociedad. Luchar por los derechos humanos y velar por la aceptación de los tartamudos. Eso la verdad suena bien, pero esconde una máscara y es la falta de aceptación personal, además de que todo esto te hace débil ya que siempre estas apuntando hacia los demás.

En primer lugar, los tartamudos no tienen por qué ser aceptados, ya somos aceptados por nosotros mismos y eso lo vale todo. La idea de no ser aceptado o luchar para que tengan cabida en la sociedad o para que las personas no reaccionen de mala forma u otras muchas cosas es una cobija para sentir que eso pasa. Así como cuando la gente se lamenta por ser diferente, no hay que lamentarse por ser diferente, hay que hacerse valer por eso que te hace diferente.

La mayoría de estas organizaciones lo que hacen es: hacerte sentir “có­modo” ¿Te sientes mal? no te sientas mal, aquí todos somos así y lucharemos para defender nuestros valores, es aquí donde se pierde el enfoque.

Las asociaciones no son malas, al contrario, son excelentes cuando se enfocan en lo importante, puedes conocer personas iguales a ti, reflexionar, compartir experiencias, escuchar consejos, obtener herramientas, entre muchas otras cosas prácticas.

Nosotros como organización tartamudez mundial promovemos las herramientas y plataforma para que los tartamudos y tartamudas se conozcan y podamos ayudarnos mutuamente. Eso hace que todos crezcamos porque sabemos que ayudándonos y no lamentándonos podemos construir.

mitos y realidades tartamudez

“Yo tartamudeo por el Otro”

El Otro es un término que usamos para referirnos a las personas que nos rodean. El mito bastante extendido a nivel mundial viene de una frase típica que dice: “Yo tartamudeo por el Otro” y esto surge porque constantemente nos vemos rodeado de personas y tenemos la costumbre de poner la responsabilidad en los otros, sin entender que los otros no ejercen ninguna acción en nosotros y menos en nuestra habla.

Muchas personas se escudan en los demás para decir que los otros les ponen nervioso y que por esa razón tartamudean o que los otros no les dan tiempo, no les respetan, les intimidan, entre muchas otras frases.

Esto hay que decir que es un mito que parte de pensar más en los demás que en nosotros mismos, desde pequeño es probable que nos hayan educado de una forma en que los demás juegan un papel importante, pero es un gran error pensar de esta forma porque nos hace dependientes y es de las razones principales por la cual se sufre en la tartamudez.

Una correcta superación de la tartamudez radica en darnos tanto valor que de alguna forma los demás quedan relegados, no de una forma donde rechacemos las personas sino donde ellos son participes de nuestra vida como compañeros más no ser influenciados, nosotros debemos ser nuestros propios guías.

Esa frase común que dice: “el otro me pone nervioso” es falso, el otro nunca te pondrá nervioso, eres tú que al sentir al otro te pones nervioso. Nosotros constantemente vivimos interpretando todo a nuestro alrededor, es aquí donde debemos interpretar las cosas de manera real, en la cual debemos ser conscientes de lo que interpretamos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

× ¿Cómo puedo ayudarte?