Descubre las claves para diferenciar la dislalia y la disartria: ¿Cómo identificar los síntomas de cada uno?

Dislalia y Disartria

En este artículo vamos a profundizar en dos trastornos del habla: la dislalia y la disartria. Ambas condiciones se caracterizan por dificultades en la correcta pronunciación de las palabras, pero presentan diferencias significativas que es fundamental comprender.

¿Qué es la dislalia?

La dislalia es un trastorno del habla que afecta la correcta articulación de los sonidos del lenguaje. Suele manifestarse durante la infancia, cuando los niños están en la etapa de aprender a pronunciar las palabras adecuadamente.

Es importante destacar que existen diferentes tipos de dislalias.

Por un lado, la dislalia evolutiva: que se presenta de forma natural en el desarrollo del lenguaje de los niños pequeños.

Por otro lado, la dislalia funcional: que surge como consecuencia de problemas en los órganos responsables del habla, como los labios, la lengua o el paladar.

Ejemplo: Un niño con dislalia podría tener dificultades para pronunciar ciertas letras o sílabas, lo que afectaría la claridad de su habla.

Un niño con dislalia podría decir «tatillo» en lugar de «caballo» o «nana» en lugar de «banana».

¿Y qué es la disartria?

La disartria es otro trastorno del habla, pero en este caso, está relacionado con dificultades en el control muscular de los órganos del habla. Esto conlleva problemas en la articulación, fluidez y ritmo al hablar.

Las causas de la disartria pueden ser diversas, incluyendo eventos como accidentes cerebrovasculares, lesiones cerebrales o enfermedades neuromusculares como el Parkinson. Estas condiciones afectan la coordinación de los músculos necesarios para una pronunciación adecuada, lo que resulta en una habla imprecisa y dificultosa.

Ejemplo: Una persona con disartria podría tener problemas para articular claramente las palabras debido a una lesión cerebral, y podría decir «caballo» como «cavajo» o tener una voz entrecortada y poco fluida.

Diferencias entre la dislalia y la disartria

La principal diferencia entre la dislalia y la disartria es la causa que las provoca. Mientras que la dislalia es causada por problemas en la articulación de los sonidos, la disartria se debe a una afectación del sistema nervioso y los músculos responsables del habla.

La otra principal diferencia es el momento de aparición: La dislalia se manifiesta desde la infancia, mientras que la disartria que se relaciona con dificultades en el control muscular del habla puede aparecer en cualquier etapa de la vida debido a trastornos neuromusculares o lesiones cerebrales.

  • La dislalia tiende a manifestarse en la infancia, especialmente cuando los niños están en la fase de aprender a hablar y dominar la pronunciación de las palabras. Es común que los padres noten estas dificultades en sus hijos pequeños y busquen intervenciones tempranas para mejorar su habla.
  • La disartria no está vinculada a una etapa específica del desarrollo. Puede surgir en cualquier momento de la vida debido a lesiones cerebrales, enfermedades neuromusculares o accidentes cerebrovasculares, entre otras causas. Un adulto que ha sufrido un accidente cerebrovascular podría desarrollar disartria y experimentar problemas en su habla repentinamente.

Casos de Dislalia:

  1. Sustitución de sonidos: Un niño con dislalia podría tener dificultades para pronunciar ciertos sonidos y, en su lugar, los sustituye por otros más sencillos. Por ejemplo:
    • «Pano» en lugar de «Plano»
    • «Gato» en lugar de «Llanto»
  2. Omisión de sonidos: El niño omite ciertos sonidos en las palabras, lo que afecta la claridad de su habla. Por ejemplo:
    • «Pato» en lugar de «Plato»
    • «Escuela» en lugar de «Escala»
  3. Dificultades con consonantes específicas: El niño puede tener problemas con ciertas consonantes, lo que afecta la comprensión de lo que está diciendo. Por ejemplo:
    • «Tal» en lugar de «Cal»
    • «Peces» en lugar de «Trenes»

Casos de Disartria:

  1. Escasa fluidez en el habla: Una persona con disartria puede tener dificultades para mantener una fluidez adecuada al hablar, haciendo que suene entrecortado y con pausas. Por ejemplo:
    • «E-e-es-toy m-m-muy c-c-cansado»
  2. Deformación de sonidos: Debido a la afectación muscular, puede haber una distorsión en la articulación de las palabras. Por ejemplo:
    • «Parque» sonando como «Parqe»
    • «Casa» sonando como «Caha»
  3. Volumen inadecuado: Una persona con disartria podría hablar demasiado bajo o demasiado alto debido a dificultades en el control de los músculos del habla. Por ejemplo:
    • Hablar en un tono muy bajo: «Hola» (casi inaudible)
    • Hablar en un tono muy alto: «HOLA» (gritando)

Los síntomas pueden variar según la persona y la gravedad del trastorno.

Cómo se pueden tratar la dislalia y la disartria

El tratamiento para la dislalia y la disartria dependerá de la causa y de la gravedad del trastorno. En el caso de la dislalia, existen terapias del habla que pueden ayudar a mejorar la pronunciación de los sonidos y a corregir las dificultades en el habla. En casos más graves, puede ser necesario el uso de prótesis dentales o cirugías para corregir malformaciones del paladar o la lengua.

En el caso de la disartria, se suele recurrir a la terapia del habla para mejorar la coordinación y el control muscular del habla. Además, en algunos casos se pueden recetar medicamentos o tratamientos específicos para la enfermedad que la provoca.

La dislalia y la disartria son dos trastornos del habla que, aunque presentan síntomas similares, tienen causas y tratamientos diferentes. Si se sospecha de alguna de estas patologías, es importante acudir a un especialista en foniatría para recibir un diagnóstico y un tratamiento adecuados.

  • Dislalia: trastorno del habla por dificultad en la articulación de los sonidos.
  • Disartria: trastorno del habla por dificultad en el control muscular de los órganos del habla.
  • Tratamiento: depende de la causa y la gravedad del trastorno, y puede incluir terapia del habla, uso de prótesis dentales, cirugía o medicamentos.

Si quieres puedes consultar más información en este artículo: Dislalia vs. Disartria: Diferencias, Causas y Tratamientos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *